La estimulación aleatoria, libre asociación y conexiones forzadas

Posted by | diciembre 02, 2015 | Creatividad, Publicidad | No Comments

Alguna vez te has dicho “yo no soy muy imaginativo” o “no he nacido para ser creativo”?

Es cierto que algunas mentes nacen con más facilidad para idear que otras, pero ¡no desesperes! Si no te consideras muy creativo, no significa que esté todo perdido. La mente se puede entrenar para conseguir la generación de nuevas y sorprendentes ideas. Además, hasta el mejor creativo se ha valido de alguna técnica creativa para obligarse a ampliar su punto de mira.

Así que hoy, desde Finder&Wilber traemos una de muchas técnicas creativas para que no puedas decir nunca jamás que tú no eres muy creativo o que ¡te has quedado sin ideas!

Una técnica de ideación creativa

Se trata de la técnica de Relaciones Forzadas, originada por Charles S. Withing en 1958, y también conocida como técnica de Libre Asociación o Estimulación Aleatoria. Ésta consiste en establecer conexiones poco usuales entre distintos conceptos, en los que aparentemente no tienen nada en común. El objetivo es abrirse nuevos caminos creativos y generar nuevas conexiones. Son precisamente estas conexiones inesperadas, de donde salen las ideas más buenas, sonadas, sorprendentes y novedosas.

El efecto que se consigue, por lo tanto, es sorprender al público, creándole un mayor impacto y por lo tanto mayor recuerdo del producto/servicio.

¿Sigues perdido? Ponemos mejor un ejemplo: puedes plantear 3 conceptos inconexos, con el objetivo de darle vueltas y encontrar alguna cosa en común.

*Amor *Microondas *Un matón

Aparentemente no tienen nada en común pero si le damos muchas vueltas llegaríamos a la conclusión de que las tres partes tiene un nexo de unión, el concepto “temperatura”.

Es importante que no te paren las barreras. Recuerda que es un momento para crear conexiones, no para juzgar su calidad ni validez. Llegar al absurdo es buena señal de que vas en el camino correcto.

Aunque esto sirva solamente para entrenar la mente y estimular el pensamiento lateral, esta práctica será muy útil para cuando debas establecer conexiones inesperadas con el objetivo de solventar un problema.

¿Quieres practicar un poco?

Albert Einstein dijo una vez “la creatividad es la inteligencia divirtiéndose”, así que si quieres divertirte un poco y descubrir esta técnica, aquí tienes algunos trucos para ayudarte a poner en práctica la estimulación aleatoria.

Puedes aplicarla usando ideas, imágenes o palabras.

  • Empieza eligiendo palabras al azar en un periódico o diccionario.
  • También puedes recortar objetos de revistas o periódicos viejos e incluso folletos publicitarios.
  • Además, puedes coger papel y lápiz y apuntar todas las palabras que puedas en un minuto. (¡Evita coger objetos que formen parte de un mismo grupo! Como por ejemplo papel, en la que rápidamente piensas en lápiz y bolígrafo.) Puedes ayudarte observando y apuntando los objetos que ves en el entorno o forzándote a coger palabras que empiecen por una misma letra.
  • Después toca idear. No te preocupes porque las primeras conexiones sean muy evidentes, es lógico que se nos pasen por la cabeza, está bien saber cuáles son para poder descartarlas y así avanzar.

Pero si realmente quieres ir al turrón…

…vayamos a otro nivel. Si realmente te interesa aplicar esta técnica a problemas reales, deberás seguir los siguientes pasos.

  1. Definir el problema: Haz una descripción de la situación actual y pregúntate: ¿Qué está fallando en la idea de negocio? ¿En la comunicación? ¿Qué queremos conseguir? ¿Cuál es el nuevo objetivo/reto?
  2. Plantear palabras, ideas y conceptos clave: que definan el problema, que envuelvan el problema y que solucionen el problema. También puedes añadir palabras que no tengan nada que ver con el problema pero que te gustaría forzar la asociación para generar un punto novedoso y sorprendente en ese reto a superar. Puedes apoyarte mediante listados o mapas mentales.
  3. Momento de pensar y establecer ideas forzadas: ¡Toca trabajar! Hay que pensar y huir de las evidencias. En esta etapa no está permitido juzgar la validez de las asociaciones.
  4. Estudio de la viabilidad y criba de las nuevas conexiones: es el momento de juzgar y descartar las conexiones de menos calidad o que se centren menos en el problema.
  5. Análisis de las conexiones de mayor calidad y elección final: valoración final de las propuestas viables y elección de la idea creativa final.

Bueno, hasta aquí el post de esta semana. En Finder esperamos que hoy hayas salido un poco más creativo de este blog. Ahora ya no tienes ninguna excusa para no ser ¡una mente Blended! como nosotros y recuerda que lo mejor sale de una buena mezcla 😉

¡Hasta la próxima!

Comentar

Your email address will not be published.