Qué es el ambush marketing

Ambush Marketing, Blending Brands

Como ya sabes, no nos cansamos de decir que somos muy blended, así que esta vez hemos pensado en llevarlo al extremo y mostrarte cómo de creativa y blended ¡puede llegar a ser nuestra mente!

Siempre hablamos de mezclar recursos, conceptos, ideas… pero ¿sabías que también se pueden mezclar las marcas? Existe una técnica de marketing que le da una vuelta de tuerca a la comunicación de las marcas para fusionarlas y crear algo mucho mejor. Se conoce como el Ambush Marketing

Ambush Marketing

Esta técnica fue introducida en los años ochenta y también recibe el nombre de “Marketing Parásito” o “Marketing de Emboscada”.

El Ambush Marketing se caracteriza por aprovechar los recursos publicitarios de otras marcas o productos, incluso de la competencia directa, para publicitar su producto de una manera muy distinta y original que no dejará indiferente a nadie. A pesar de su discutida legalidad, actualmente no existe legislación alguna que lo regule. Cuenta con poca ética y mucha efectividad por su originalidad y oportunismo, generando un alto impacto en sus públicos.

A estas alturas, ya te habrás percatado de que habrá alguien que no saldrá muy bien parado y seguramente se sentirá ofendido. A ninguna marca le gusta servir de canal para que otra se promocione a su costa, la tape y presente una acción de alta calidad con inversiones ridículas.

¿Te ponemos algún ejemplo? Sigue leyendo

Algunas marcas aprovechan los eventos (como eventos deportivos, fiestas locales o conciertos) para infiltrarse entre los patrocinadores y publicitar su marca. Para ello, realizan algún tipo de acción de Street Marketing o reparten de forma gratuita su producto, impidiendo la participación de los colaboradores reales. De esta forma consiguen darse a conocer, crear asociaciones en la mente del consumidor y generar un espacio de notoriedad a coste prácticamente cero, ya que otro ya ha invertido en el evento por ellos.

Un ejemplo de ello sería el caso de Pringles en un campeonato de Wimbledon, donde instaló pancartas fuera del evento, y tenía personal repartiendo su producto de manera gratuita. Su papelería estaba adaptada para la ocasión con un mensaje tan divertido e integrado que incluso los deportistas llegaron a interactuar con la marca e inmortalizaron el momento pensando que formaba parte del campeonato, como un patrocinador más.

Otras marcas sin embargo, optan por modificar los anuncios publicitarios de la calle (vallas, opis, marquesinas), jugando con las creatividades a nivel gráfico o de copy. El siguiente anuncio pertenece a una casa de pinturas la cual se le ocurrió jugar con la creatividad de los iPods de Apple para generar repercusión.

Tal y como hemos dicho, también hay marcas que juegan con el copy para reírse un poco con el usuario y burlarse de su competencia con quienes pasen por la calle. Es el caso de la batalla eterna entre Coca-Cola y Pepsi.

A partir de ahora fíjate en cualquier rincón de la ciudad porque en cuanto menos te lo esperes puedes encontrarte con esta guerra de marcas, muy molesta para ellas pero muy divertida para el resto.